9 de marzo de 2009

Arroz de Oro

Para los que os fijéis en la cosa esa de ahí arriba dónde apunta los próximos temas a tratar, habréis notado que pueden varíar o que pueden pasar semanas sin que llegue el artículo que se promete. Bien, este artículo trata sobre un problema científico/ético actual, que a su vez está relacionado con sanidad, economía y la ONU, etnre otros. Es una información que extraje de una de mis clases de ciencias en el instituto, y que intentaré explicar y argumentar más detalladamente.
Para tratar este tema, es necesario tener claros un par de conceptos, a saber:
  • Alimento transgénico: Es aquel que proviene o tiene ingredientes de plantas transgénicas, es decir, modificadas genéticamente para mejorar su contenido nutricional y su emtabolismo así como reducir los riesgos de alergias, etc.
  • Ética científica (O Deontología profesional): Se trata de los límites que se le imponen a la ciencia según sus procedimientos para no verse envuelta en acciones o aptitudes que influyan en los principales derechos humanos.
  • Beta Caroteno: Compuesto químico más abundante en la naturaleza y el más importante para la dieta humana, por lo que da su nombre a todo un grupo de compuestos bioquímicos y es transformado en Vitamina A en el intestino delgado.
  • Vitamina A: Nutriente esencial liposoluble; ayuda a la formación y mantenimiento de dientes sanos y tejidos blandos y óseos, de las membranas mucosas y de la piel. Sus propiedades benefician la visión, reproducción y lactancia, así como es antioxidante.
El caso es que entre 100 y 140 millones de niños en todo el mundo sufren carencia de vitamina A, entre ellos más de 2 millones sufren problemas de vista asociados, y de estos entre entre 250 000 y 500 000 pierden la vista definitivamente. La falta de vitamina A tiene también consecuencias negativas para el sistema inmunitario, lo que aumenta enormemente el riesgo de enfermedad y fallecimiento como consecuencia de infecciones comunes en la infancia, como la diarrea y el sarampión.
La comunidad científica, una vez más, propuso una solución: el arroz dorado. Se trata de un tipo de arroz modificado genéticamente para aumentar la presencia de beta caroteno, la proteína de la vitamina A. Se destinaron fondos para la investigación y luego, cuando supuestamente se probó su eficacia, se comenzó a usar campos de cultivo para cosechar este tipo de arroz calificado como revolucionario, que iría destinado a los sectores de la población tercermundista que sufría esta carencia de Vitamina A.
Hasta ahí, todo son buenas intenciones y alegría. Hasta que empieza la controversia. Organizaciones ecologistas de la talla de Greenpeace están totalmente en contra de la producción y distribución de este alimento que, se supone, puede salvar millones de vidas. Mientras los defensores del Arroz de Oro argumentan que la única razón por la que se oponen los ecologistas es porque anteponen los derechos de las plantas al de los miles de niños desnutridos del mundo; la organización no gubernamental ecopacifista por excelencia defiende que este proyecto es un auténtico timo, que no llega a los niveles de beta caroteno que promete y que su producción es contaminante y costosa y afecta a los campesinos de las inmediaciones de los terrenos de cultivo. Además, Greenpeace asegura que es sólo una herramienta de publicidad de cara a la sociedad occidental para promover los alimentos transgénicos, y que para ello aporta falsas soluciones a un problema que pasa desapercibido, en parte, gracias a estos científicos.
Greenpeace defiende que "[...]tras cinco años de promocionar sus potenciales beneficios, no se ha logrado obtener buenos resultados con el arroz dorado. Existen mejores soluciones para la deficiencia de la vitamina A, menos costosas, más sustentables para el medioambiente y sin riesgo para uno de los alimentos más importantes a nivel mundial. El único problema para la industria de los transgénicos, es que estas soluciones sólo beneficiarían a las personas más desfavorecidas." (Fuente)
Es difícil saber con certeza quién dice la verdad, ya que hay un claro enfrentamiento de intereses en todo este asunto. También cabe destacar que otros organismos están en contra del cultivo de este y otros alimentos similares por meras cuestiones económicas.
Una vez expuesta la información, llega lo difícil, decidir de qué parte está uno. Yo no lo tengo claro, es cierto, pero quizás algunos de vosotros sí. En cualquier caso, toda opinión es bien recibida.

5 comentarios:

Nando! dijo...

Yo personalmente estoy de acuerdo con Greenpeace, porque ¿en que cabeza capitalista entra que se regale arroz sin un animo de lucro? Algún beneficio tendrá que tener... Si a las grandes empresas les diera por repartir un poco de sus ganancias, el problema del 3er mundo estarí solucionado hace tiempo...

Tammy Suárez dijo...

La postura de unos es que este alimento puede salvar millones de vida, la de otros es que no es tan efectivo y contamina demasiado, y que hay otros medios de solucionar este problema.

Creo que si hay algo cierto en todo esto es que se usa el Arroz de Oro como publicidad.

Rústica dijo...

En el blog que tengo ahora no, pero en anterior hice una entrada en favor de Greenpeace!!

No tenía el mismo sentido que ha dado Nando, que la verdad, si lo piensas bien, tiene mucha razón, si no que los productos transgénicos tal y como indica el nombre, son productos que provienen de substancias que han sido modificadas genéticamente (lo que todo el mundo conoce como mutaciones). Entre otras cosas se utilizan productos tóxicos, y también virus, bacterias y otros que lógicamente podrian no ser buenos para el ser humano. Es cierto que al pasar por la boratorio se eliminan estas sustancias patógenas, pero se sabe que éstas son capaces de reconstruirse. Por tanto, aunque podría ser que tuviese algo bueno, en si, no es del todo aconsejable.

Por otro lado, hay una larga listaaaa de productos de nuestro día a día que son transgénicos y no hacemos caso defensemos o no ésto...

Mira:

http://www.greenpeace.org/espana/campaigns/transgenicos

y aquí teneis la lista de productos (sale después de toda la explicación, son unas tablas):

http://www.greenpeace.org/raw/content/espana/reports/gu-a-roja-y-verde.pdf

Un besoooo!!!! :D como molan estos mini debates ;) riquezaa personaaal!

S. Murain dijo...

Sea lo que sea, los alimentos transgénicos pueden ayudar al ser humano a su evolución y supervivencia. Dime tu que el planeta quedase desértico, pues solo podriamos alimentarnos de plantas que resistan el desierto modificados genéticamente. Actualmente el deber que tienen los alimentos transgénicos es alimentar a países pobres para optimizar la producción. Esto claro está tiene que ser extrictamente regulado, pues podríamos originar epidemias, mutantes y contaminación genética, problemas bastante serios. De esto lo estudiaré mas adelante en mi carrera =P
En cuanto a Greenpeace... hacen una buena campaña al concienciar a la gente y al impedir que las focas sean cazadas cruelmente, pero algunas veces la caga bien cagada. No se si este es el caso o no, pero lo cierto es que tu novio lleva razón en parte.

pitusa38 dijo...

Vaya!!! ya me sucedió en el otro blog, te puse un comentario y no se ha publicado, será cosa del más allá.
Bueno chica, me sorprendes siempre, tanto aquí como en Rosas de ...
No tenía ni idea de todo esto, si había oído hablar de los alimentos transgénicos, pero no con tanta información como tu me das, además Rústica ha complementado este artículo, me sorprendéis las dos.
Un beso!!!