29 de octubre de 2010

Descuartizando a...: Diario de Una Ninfómana

Después de la temporada de trabajo, cada vez que he ido al centro comercial he vuelto con uno o dos libros de bolsillo de esos que tanto me gustan. Uno de los primeros en comprar este verano fue Diario de Una Ninfómana, de Valérie Tasso, y la verdad es que lo empecé enseguida, pero con el ritmo de vida que me obligaba a llevar mi trabajo, no había ni tiempo ni ganas para leer. Pero acabado el trabajo, he vuelto a mis rutinas, y una de las que más me gusta es leer cuando el plan del día me aburre y antes de dormir, así que hace un par de días retomé este curioso título, y en exactamente esos dos días me lo he pulido de principio a fin. Podría decirse que esto va a ser como una nueva sección, pero no lo haré, porque al final acabo asesinando a mis propias secciones, así que simplemente lo analizaré, o más bien, lo descuartizaré.

Reconozco que no soy crítica de ningún tipo, ni literaria, ni de cine ni de nada, así que no pretendo dar una imagen equívoca. Simplemente comentaré lo que me ha parecido el libro, de forma breve y sin entrar en detalles. Lo que quiero es daros ganas de leer los títulos que me han agradado, y cómo ya veréis, pocos títulos que leo no me gustan o me desagradan, razón por la que no puedo ser crítica. Empecemos, pues!

La autora
Valérie Tasso es una sexóloga, escritora e investigadora de origen francés, afincada desde hace años en Barcelona. Es una mujer de estudios y tiene varias carreras, como Sexología, Lenguas Extrangeras Aplicadas y Ciencias Económicas. Ha relatado su vida en libros como Diario de una ninfómana y París la nuit, todo enfocado hacia el sexo y su manera de verlo. Con su primer libro adquirió reconocimiento y se hizo una película homónima. Actualmente colabora en varios medios de información. [...]

El libro
Es un libro de lectura sencilla y no muy extenso, pese a su título, tiene una redacción muy curtida y sutil, nada soez, que enseguida da a entender que el objetivo del libro no es sólo retransmitir las diferentes experiencias sexuales de su protagonista, si no todo el trajín emocional que la acompaña a lo largo del período de vida relatado en este libro en formato diario.

El trasfondo
Me parece una buena obra porque, pese a su título, no considero a la protagonista como una ninfómana, simplemente, una mujer con las ideas claras y una visión del sexo muy peculiar fuera de las normas. La obra en sí es una gran metáfora, y es capaz de hacer que el lector empatice de muchas formas con las situaciones y los protagonistas.

Opinión
Sinceramente, me ha sorprendido. No es una obra maestra, no voy a engañar, pero sí que es una lectura ligera, entretenida, que te infunde diversas emociones y te transporta fácilmente a sus situaciones. Además, me parece recarcable el hecho de que a pesar de la rocambolesca del tema en sí, me parece muy real, y muy posible, pues los acontecimientos que suceden a lo largo del libro le pueden pasar a cualquiera, y seguro que en ciertas partes, el lector identifica a más de un conocido con la protagonista.

En resumen, a mi me ha gustado, no diré que es de mis favoritos, pero la verdad es que no me parece una mala compra para los 7€ que me costó en mi amada sección de libros del carrefour del Porto Pi, y el rato entretenido que he pasado leyéndolo.

Ansiedad Nocturna

Me he ido a dormir exactamente a la 1:54 de la madrugada, y no daban ni las 2 y media cuando sentía que me estaba asfixiando literalmente en la cama. Tengo mucho sueño y estoy agotada, pero por alguna razón pasa lo típico de que a pesar de que el cuerpo te lo pida, tu cabeza va por libre y se pone a dar vueltas. Vueltas y más vueltas. Y sólo toca esos temas espinosos, que te angustian, te hacen dudar de ti misma y tus capacidades, y eso no trae nada bueno. Al final, de tantas vueltas me he medio mareado estando tumbada, y sentía una presión fuerte en el pecho, de esas que hacen que te cueste respirar y te notes el pulso acelerado en las sienes, semejante a un ataque de ansiedad pero no tan basto.

Manda cojones, sinceramente, que tenga que ser hoy, que tenga que ser ahora. No hay motivo aparente, son casi las 4 de la mañana y estoy muerta de sueño, pero no puedo dormir. Tengo el cuerpo entumecido y por más que lo intento no me relajo, y mucho menos me duermo. Es curioso porque durante el día esto no pasa. Supongo que es porque no le das vueltas a esas cosas, eso que te hace tambalear y destruye toda seguridad en uno mismo.

Supongo que todos tenemos nuestras flaquezas, pero ahora me doy cuenta de muchas cosas, y eso es lo que me pone nerviosa. Puede parecer que soy una persona alegre y despreocupada, pero la verdad es que siempre he tenido una tendencia increíblemente fácil a deprimirme. Aunque realmente no muestre ni lo uno ni lo otro, soy una persona de extremos. Por eso me preocupa.

La verdad es que me doy cuenta de que estoy haciendo ciertas cosas mal, y tengo miedo. Tengo miedo porque siempre la lío, la cago y la relío, y no puede ser. Definitivamente mi vida se descarrila cada vez más, a un ritmo lento: sin pausa, pero sin prisa. Y cuando me doy cuenta es cuando me acojono y me pasan estas cosas. Nada está saliendo como toca, y me veo que voy cayendo poco a poco, más y más bajo.

Y lo peor de todo es que no me importaría una mierda si no tuviera sueño y no pudiera dormir. Porque soy así, no me preocupa lo que me pase hasta que las facturas están sobre mi mesa, o en este caso, sobre mi almohada, impidiéndome dormir.

Esto es una mierda, quiero dormir, para empezar, y supongo que mañana, me toca hacer reflexión e intentar hacer algo positivo, encarrilar un poco todo esto, porque ahora lo único que tengo ganas de hacer son todas esas cosas que me evaden de todo, y eso es precisamente lo que me lleva de vuelta siempre al mismo punto...

Buenas noches a quien pueda concebirlas!

27 de octubre de 2010

Familiaridades varias

Creo que ya he comentado algo antes sobre mi familia. Poco, pero si. Como todas a su manera, supongo, mi familia es singular. A primera vista, lo que llama la atención es el número: 6. Somos 6 en casa: mamá(36), papá(42), yo(19), Arianne(12), Aida (9) y Laia(3). Además, en casa viven mis abuelos y mi tío. Una familia grande, es cierto, pero grande también es la locura de casa que tenemos.

Cuando yo nací, mis padres eran muy jóvenes, 18 y 22, y claro, para cualquier familia, el hecho de que "una niña tenga una niña" es un choque importante, por lo que mis primeros años de vida fueron todo regalos y mimos por parte de toda la familia, como es lógico. Hay un punto interesante y gracioso, y es que mi madre tuvo primos que son más pequeños que yo, es decir, tengo dos tío-primos más canijos. Durante 5 años estuve solita en mi reino de juguetes y atenciones. Era muy bonito, pero siempre quise una hermana gemela o un hermano mayor, pero resultó ser imposible-tonta de mi-, hasta que mi madre empezó a buscar, y empezó a quedarse embarazada cada dos por tres.

Si habéis echado cuentas, os daréis cuenta de que hay una singularidad, y es que entre niña y niña, hay unos 4 o 5 años de diferencia. Entre cada niña, aparte, siempre ha habido un embarazo fallido, y algunos bastante largos. Otra curiosidad, supongo.

Tener una familia tan grande trae muchas cosas buenas y otras no tan provechosas, como todo en esta vida, todo tiene pros y contras. Pero la verdad es que en el fondo me gusta la familia que tengo, aun que sea un poco distinta a ellos y a veces haya roces-cosa normal también-.

Lo que más me gusta de mi familia es que la casa siempre tiene vida, aun que a veces eso significa no poder relajarse, es bonito que siempre se escuchen risas y juegos-y gritos...- por los pasillos y las terrazas. Y una costumbre preciosa que tenemos que no cambiaría por nada en el mundo es la de juntarnos los fines de semana para comer en el porche. Vienen mi tía y su familia, que tiene una parejita preciosa, mis primos: Asier(5) y Nunu-Nuria-(3).

Nunca hemos sido una de esas familias modelo, ni esas de las que lo tienen todo resuelto, pero si que hay comprensión y cariño, y creo que eso es importante. Mis hermanitas para mi lo son todo, y aun que me muero de ganas de salir de casa e independizarme, sé que las echaría mucho en falta. Todas somos diferentes, a pesar de que físicamente nos parecemos mucho, y cuanto más pequeñas más.

Ari tiene una personalidad increíble, ahora está en la edad del pavo, y se ha vuelto muy muy pija, pero siempre fue una pequeña marimacho, que llora por nada porque tiene un corazón casi tan grande como sensible, pero en el fondo, no tiene maldad alguna, y me aterra un poco que de ahora en adelante se intenten aprovechar de eso. Como hermana mayor me preocupo por ella y siempre pretendo protegerla, ahora se está poniendo guapísima y está echando un cuerpazo de los que quitan el hipo, así que tiene a todos los criajos en la puerta de casa cada dos por tres, pero sé que es lista y confío en ella.

Aida es diferente. Aida es muy buena niña y muy servicial, pero tiene genio, y siempre ha sido muy mandona. Es tremendamente inteligente, y también un poco vaga, pero tiene muchísima imaginación y ganas de aprenderlo todo. Siempre está buscando cosas nuevas que hacer y aprender, es una crack. Eso sí, odio la obsesión enfermiza que tiene con la tele, es capaz de estar horas y horas viendo miles de dibujos animados.

Laia es la pequeñina, es mi bebé, mi orgullo y mi corazón. Me llevo 16 años con ella, así que prácticamente es más hija que hermana en muchos sentidos. Es un bebé extraordinario, desde muy corto tiempo de vida ha mostrado mucho interés por lo que le rodea, aprendió a chapurrear y a hablar muy pronto, y es un trastito con mucho genio, pero es tremendamente cariñosa. Una de las primeras frases que aprendió a decir fue "Camy-no le salía Tammy-, te quiero", y con lo lista que es, aprendió enseguida el efecto que esa frase tenía, y en los momentos más inesperado te aparecía con su Te quiero y un beso. Para mi es lo mejor que tiene, y como yo no soy muy dada a expresar esa afectividad con mi familia, me he esforzado para que ella aprenda lo bueno y positivo que es decirle a los demás como te sientes. Y eso me encanta.


Bueno esta entrada es una chorrada que no le servirá ni interesará de nada a nadie en absoluto, pero ayer mientras estaba a las tantas de la madrugada en el pc, oí que bebé estaba en el pasillo llorando y me la traje a dormir conmigo, y viéndola dormir tan tranquila, inocente e indefensa, tan jodidamente achuchable, se me ocurrieron todas estas estupideces, que por no despertarla, no quise escribir en ese momento. Realmente no concibo mi vida sin esas tres preciosidades únicas en el mundo, me siento muy orgullosa de ellas y de poder tener su cariño, pues en los malos momentos, cuando estoy enferma, triste o decaída, todas y cada una de ellas siempre han estado a mi lado, me han apoyado y me han animado con sólo una sonrisa. Y me enorgullece poder decir que además de su cariño y su respeto, también soy un punto de apoyo para ellas, para ayudarles a crecer y ver como poco a poco se convierten en personas excepcionales.

Nota mental: Creo que algún día escribiré algo sobre mi abuela, que para mi es la persona más importante del mundo, así que dejo constancia aquí.

Novedades varias

Bueno, ya he publicado la típica entrada de regreso, así que podría-o debería- haber escrito esto en esa. El problema es que es la típica entrada de insomnio que escribes de madrugada, así que la escribí hace un par de días y la guardé como borrador. No he querido alterarla porque me parecía que hubiera quedado muy forzado y poco natural, así que ahora toca la típica entrada de "se abre la nueva temporada de...".

El que avisa no es traidor...
Bien, como ya avisé, empecé a trabajar poco después de la penúltima entrada escrita. Y como no, lo de siempre: turno partido, currando como una descosida, cansadísima y sin tiempo ni ganas. Es lógico. Pero ahora he decidido volver por enésima vez, y aunque como siempre, no sé si seré capaz de mantener un buen ritmo de actualizaciones, por lo menos lo intentaré.

Cambios
Como habréis notado ha habido muchos cambios. Toda una sorpresa ¿ehh? Para mí lo fue, llegar a blogger después de casi 6 meses y encontrarme con tantas novedades y opciones nuevas, y como ya estaba harta de tener que pasar horas y horas para hacer un cambio minúsculo en la apariencia del blog, he decidido usar las herramientas que blogger nos ha dado. No están mal, además me gusta este aire sencillo y personal que ha cogido, cosa que va a ser otro punto del día.

Nuevo nombre, mismas tonterías
Pues sí, he cambiado el nombre y título del blog, así como la dirección claro. Y es que la anterior era muy forzada y nunca me acabó de convencer. Pero lo cierto es que nos hizo el apaño mientras duró, y creo que en el fondo tanto yo como vosotros sabíamos que un nombre tan cutre sólo podía ser provisional. Ya me comentaréis que opináis de este-si lo seguís leyendo, claro!-.

Más personal
He visto muchos blogs que tratan temas diversos. Yo el primer blog que hice-Rosas de algodón- fue única y exclusivamente para mis relatos, y ha cumplido su cometido. Algo así es muy personal, por supuesto, pero hasta cierto punto. Otras personas mezclan en un blog sus relatos, sus artículos sobre temas diversos y sus temas personales. Esto me parece admirable. Yo intenté algo así no hace mucho-relativamente, hablando de dos o tres entradas más abajo en el blog, no en el tiempo, eh?- con la entrada de Me gusta, correspondiente a abril. Me doy cuenta de que es la entrada más personal y a la vez absurda que he hecho. Puede ser porque lo personal tiene una apariencia absurda, ya que al ser personal no le interesa a nadie más que a la persona concreta, no? El caso es que me gusta, y voy a intentar combinar un poco más de mi misma en mi blog, que para algo es mío, así que debería tomar algo más de protagonismo-egocentrismo total?-.

Poco más...
Creo que no me dejo nada en el tintero. Espero que esta "nueva temporada" os agrade y os animéis a comentar. He de reconocer que esos seguidores silenciosos que leen y me comentan directamente a mi me dais rabia incluso, pues creo que lo suyo es comentar el blog y compartir y discutir opiniones con los demás, si no, acaban comentando los cuatro de siempre :)

Un abrazo y gracias por leer a todo valiente que haya llegado hasta esta línea sin saltarse ninguna de las anteriores.

Tammy :)

19 de octubre de 2010

Resurgiendo con cosas íntimas

Después de tanto tiempo, y ahora que vuelvo a tener algo de libertad, quería volver a escribir, sobre todo mis relatos, que los tengo abandonados, y los echo de menos, y la verdad es que me ha inspirado el blog de alguien a quien no voy a nombrar, eso quedará en la sombra. Me he quedado en blanco, su post era un poco absurdo, pero muy sentimental, a su manera, y supongo que yo también me he abierto inconscientemente, y lo primero que me ha venido a la mente ha sido como un torbellino.

He terminado el post a lo rápido, no le he dado ni vueltas, porque repito era una chorrada pero, el caso es que viendo facebook(para que veáis lo absurdo) he visto una foto, de un chico, y ese chico me ha recordado a otros, y todos ellos me han llevado a lo mismo: mi relación con mi pareja. Llevamos muchísimo tiempo juntos, 3 años y medio, y la verdad es que nunca he querido hablar demasiado de ella con nadie, supongo que porque es muy personal y no es sólo mía, pero el caso es que una relación, cualquiera, cambia muchas cosas, cambia a las personas, y el hecho de estar unida a alguien, hace que tu vida vaya por un camino único, y que muchas cosas que podrían haber sido, ya nunca serán.

He conocido muchos chicos, y la verdad es que se que de alguno podría haberme colgado hasta las trancas, he conocido galanes impresionantes, tíos guapísimos, y tíos que como mucho hubieran sido el polvo de una noche, hablando mal y pronto. Pero no soy así, por suerte, porque antes de empezar a hacer esas cosas, conocí a alguien especial y lo cambió todo. Todos esos chicos de los que pude enamorarme pierden todo el valor e interés, porque yo ya tengo lo que quiero y necesito, sería estúpido buscar más fuera ¿no?

Es curioso, porque sé exactamente de quién me habría enamorado y quién no. Pero no lo hice. Hubieran sido buenas experiencias, porque la vida es eso, acumular vivencias y seguir adelante aprendiendo a base de palos y tropiezos. Pero yo hay cosas que de momento no he experimentado, y muchas veces he sido juzgada por ello. Yo empecé mi relación muy joven, y mucha gente piensa que demasiado y todo. Es cierto, era una niña, pero son cosas que pasan y nadie, ni siquiera nosotros, imaginábamos que fuera a durar tanto. La gente me mira y se compadece, me dicen: como es posible que sólo él él y él! Pues bien, es lo que hay. Hay personas que eligen ir a diestro y siniestro, tropezando a propósito para adquirir currículum. Otros, en cambio, simplemente lo hacen porque tienen miedo de encontrarse con lo que yo tengo. Eso no se busca, eso viene solo, y a veces la gente no se da cuenta.

Yo no elegí esto, y mucho menos quise ser juzgada ni para bien ni para mal. Me parece lógico que se me compare con otras personas de mi edad y se note una diferencia muy grande, lo entiendo. Y entiendo que no todos pensamos ni actuamos igual, pero si sé una cosa: yo estoy orgullosa de la vida que tengo. No es perfecta, y si pudiera cambiaría y mejoraría muchas cosas, incluso algunas las borraría. Pero mi relación no es una de ellas. Nací el 18 de septiembre del 91, y el 8 de mayo del 2007 empecé a salir con mi pareja, con 15 años. Han pasado casi 4 años, he crecido y he madurado, he experimentado muchas cosas y estoy muy orgullosa de que todas ellas me hayan pasado al lado de la misma persona.
Típica foto que no puede faltar en posts así.

Puede que esto no tenga sentido, pero quería soltarlo, nunca hablo de estas cosas porque son nuestras, pero lo cierto es que después de tanto mirar hacia otro lado mientras se me critica por algo inocente, ya estaba cansada y necesitaba decir lo que pienso. Al fin y al cabo, y aunque esté mal decirlo, se que la mitad de esas personas sólo siente envidia. Y yo siento pena.

(¡Espero que él no se moleste por hablar de esto!)