29 de diciembre de 2010

Navidad y Solsticio de Invierno

Por estas fechas toca lo que toca, toca la típica entrada Navideña. No soy de las que adoran la navidad, precisamente, es más, me importa un comino la navidad, y lo único que me gusta de ellas son las vacaciones, nada más. Por supuesto, el Solsticio de Invierno si que me "importa más", pero no porque lo adore ni nada, sólo es eso, un solsticio, como el de primavera, como el de verano, y aún con lo poco que significan para mí, me importan más que la navidad, pero no significa que sea la friki de los solsticios.

Con esto pretendo decir que odio la Navidad porque es católica, y todo lo que representa, incluído el consumismo masivo en el que ha evolucionado en las últimas décadas. Y porque se usó bastamente para tapar una fiesta pagana, que curioso ¿verdad? Pero aún así, no voy a analizar el solsticio de invierno, decir lo que se hacía y por qué, simplemente lo nombro porque parece mentira que aún haya gente que no lo sepa.

No os voy a felicitar la navidad, lo siento, pero si era eso lo que buscábais podeis dejar de leer. Simplemente voy a decir lo que me gusta de esta época, que no tiene nada que ver con la Navidad. A mi lo que me gustan son las comilonas, pero no sólo por lo que se come, los turrones, las gambas y canapés, no, lo que me gusta es que se reúna toda la familia, incluso los que están en la península por trabajo. Eso me encanta. Pero no es muy excepcional. Tengo la suerte de tener una familia muy unida, de modo que no somos la típica familia que sólo se reúne en Navidad, pero nunca viene mal una vez más, sea la época del año que sea ¿no?

Otra cosa que me gusta, y es bastante consumista, son los regalos. Me gusta, me parecen un detalle. Si pudiera, haría regalos contínuamente. Pero no puedo por motivos económicos, obviamente. Pero reconozco que me gusta comprarle un regalo a mi madre y saber que se emocionará cuando lo vea porque he acertado, y me encanta ver a mis hermanas abriendo un montón de regalos, porque si algo bueno tienen estas fechas son las caras de felicidad e ilusión de los críos al abrir sus regalos. Esta es la parte que me gusta, mis hermanas y primos y sus regalos.

También me gusta decorar la casa con ellas, es una pasada, porque creo que eso expande su creatividad muchisimo. Ver las luces de colores alumbrando la casa, las girnaldas, los demás motivos navideños, me parecen muy "inspiradores", y a los niños les va genial eso, les ayuda a ser más creativos e imaginativos. Este año una mañana que estaban todos en el cole o trabajando, limpié la casa, saqué el árbol y los adornos, los desempolvé y monté el arbolito artificial. Cuando las niñas llegaron, ver sus caras fue la hostia. Comieron más deprisa que nunca antes y enseguida se pusieron a decorarlo todo, no quedó un adorno sin poner.

Otra cosa que adoro de estas fechas es una tradición familiar que me encanta. El día 26 de Diciembre es la segunda fiesta de navidad en mi casa, no tiene motivo religioso alguno, simplemente una de mis tías(tía abuela en realidad) nos invita a toda la familia a su casa en Palma a comer, con un montón de entrantes, sopa de navidad(que me encanta) y lechón. Después de comer, de tomar el café y los postres se reparten los regalos del árbol de su casa, son detalles graciosos, como bragas rojas y calzoncillos para noche vieja, calcetines, y cosas así, pero los más pequeños van cogiendo los regalos uno a uno y nombran para quien es en voz alta, se aplaude y se jalea, la persona en cuestión se levanta, abre el regalo delante de todos y lo enseña, fotos y más aplausos y jaleo. Es muy divertido. Luego, los jovenes, como mi tía, su novio, mi tío y mis tío-primos con sus parejas, llevan a los pequeños al cine a ver una película infantil. Yo ya entro dentro de los jóvenes, así que ya pago y todo, pero es una tradición que me encanta: ir al cine una vez al año con todos tus primos es una pasada, y muy divertido.

Lo demás: sencillamente hay vacaciones. Se puede ir al cine, a pasear por las calles sobrealumbradas y ver un montón de adornos divertidos que yo, personalmente, sería capaz de dejar todo el año, porque dan ese aire tan divertido y jovial a la casa.

Por lo demás, no tengo por qué celebrar que nosequién naciera tal día, porque no me importa una mierda. Yo celebro que en mi casa se come de puta madre con toda la familia, que se hacen regalos, que nos vayamos al cine juntos, que adornemos la casa. La navidad me la sopla, yo tengo una Navidad diferente, una propia, alejada de la religión y costumbres y tradiciones absurdas que cuatro tontos impusieron por mera conveniencia.

Así pues, deseo que paseis unas vacaciones divertidas, con todas esas personas que os importen, familia, amigos, compañeros, lo que queráis, y que lo celebréis de la manera que más os guste.

2 comentarios:

Gaizka dijo...

Somos much@s l@s que pensamos de la misma manera, si a lo ya comentado le sumas los recuerdos que te vienen con gran fuerza al acercarse estas fechas de gente o familiares que ya no están entre nosotr@s para poder disfrutarlo junt@s...

Directamente acabas odiando la navidad y a toda esa gente que simula e interpreta un papel de cara a la galería por quedar bien.

Tammy Suárez dijo...

No lo he comentado en la entrada por no extenderme, pero tu comentario me ha recordad eso que más odio: la hipocresía!

En estas fechas todo el mundo de repente es bueno, aun que el resto del año sean el jodido diablo, y creen que por una vez que le den de desayunar a un mendigo o regalen un par de kilos de arroz a un comedor social, ya se han ganado el cielo.

Eso lo odio, la navidad es una mierda porque crea esa sensación de que es el único momento del año para hacer algo por los demás. Pues no. Hay gente muriendo de hambre todo el año, sea el cumple del bon jesuset o no!

Gracias por el comentario, un beso!:D