2 de diciembre de 2012

Industria farmacéutica

Este es uno de esos temas que siempre me ha hecho hervir la sangre, que más me ha hecho reflexionar. No se, cuando pienso en un joven estudiante que decide encaminar su vida hacia la medicina, lo lógico es pensar que lo hace porque quiere salvar vidas, contribuir de algún modo en la sociedad, verse realizado ayudando a los demás en sus peores momentos... Del mismo modo, cuando pienso en alguien que se encamina a la investigación médica o farmacéutica, pienso en una persona que quiere encontrar soluciones a todo tipo de problemas médicos, a crear nuevas curas y remedios, a buscar los por qués de ciertas enfermedades y avanzar en su tratamiento, prevención o su cura. 

Lo que nunca piensas es en que a pesar de las buenas intenciones, de la etimología de la palabra, o de la moralidad individual, detrás de la farmacia se encuentra lo que en realidad la mueve, una industria. Como la musical, visual, constructora... aunque se supone que es algo humanitario e importante, no es más que eso: industria, economía, un negocio. Es triste cuando te das cuenta de que en muchos paises gente muere a diario por enfermedades que son tratables y curables con un simple tratamiento médico a base de pastillas, pero que no sale rentable producirlas porque aquí ya no se consumen, o por que allí no pueden pagarlas.

Sé que este es un tema que está quemado, que todo el mundo en el fondo es consciente de ello. Pero a mi me da rabia. Y el día que me di cuenta de todas las implicaciones que esto conlleva, me sentí triste y sobre todo, muy defraudada con esta sociedad. Porque en un mundo en el que se hace negocio de todo, que la salud sea uno de los más rentables y a la vez el más despiadado, es lamentable.

Es muy triste, porque si yo de pequeña hubiera soñado con investigar la cura contra la enfermedad que se llevó a mi bisabuela, y hubiera dedicado casi toda mi vida a estudiar con ese fin, para luego verme encerrada en una industria que se dedica a patentar principios activos y dejarlos pudrirse de asco porque no resulta rentable la fabricación de ciertos medicamentos, obviando que aún así pueden salvar vidas, sinceramente, me sentiría estafada, y me sentiría hundida respecto a este tema.

No se, no quiero extenderme más en este tema, porque sé que muchos ya sabéis suficientes datos por vuestra cuenta. Realmente, ¿Qué opinión te merece esta situación? ¿Consideras que es normal o que está justificado? ¿Crees que es un mal menor por un bien común?

No hay comentarios: